lunes, 23 de abril de 2018

Donde fuimos invencibles, de María Oruña



El verano está terminando y la teniente Valentina Redondo está contando los días para empezar sus vacaciones. Pero algo insólito sucede en el centro mismo del pueblo costero de Suances: el jardinero del antiguo Palacio del Amo ha aparecido muerto en el césped de esa enigmática propiedad.

El palacio es una de las casonas con más historia de los alrededores, y después de permanecer mucho tiempo deshabitada, el escritor americano Carlos Green, heredero de la propiedad, ha decidido instalarse temporalmente en el lugar donde vivió sus mejores veranos de juventud. Pero la paz que buscaba se verá truncada por el terrible suceso, y aunque todo apunta a una muerte por causas naturales, parece que alguien ha tocado el cadáver, y Carlos confiesa que en los últimos días ha percibido presencias inexplicables a la razón.

A pesar de que Valentina es absolutamente escéptica en torno a lo paranormal, tanto ella como su equipo, e incluso su pareja, Oliver, se verán envueltos en una sucesión de hechos insólitos que les llevarán a investigar lo sucedido de la forma más extravagante y anómala, descubriendo que algunos lugares guardan un sorprendente aliento atemporal y secreto y que todos los personajes tienen algo que contar y ocultar.  

La autora         
                                                                                       
María Oruña (Vigo, 1976), gallega de padre cántabro, desde pequeña visita con frecuencia Cantabria. Allí ha ambientado Un lugar a donde ir y su novela anterior, Puerto escondido (Destino, 2015), un exitoso debut en el género negro que ha sido traducido al alemán, el francés y el catalán. En ambas novelas los protagonistas son los paisajes cántabros y el equipo de la teniente Valentina Redondo, que se ha ganado el cariño de miles de lectores. Oruña es abogada y actualmente compagina esta profesión con la escritura. @maria_oruna

Impresiones

De María Oruña he leído las otras dos novelas protagonizadas por Valentina y su equipo y Oliver. Puerto Escondido me encantó, fue un libro que disfruté muchísimo y con el que descubrí a esta autora. Para ser su primera novela estaba muy bien escrita y su trama es de las que no puedes dejar de leer. En cuanto publicó Un lugar a donde ir, no me lo pensé dos veces y allá que fui a hacerme con él. Me gustó, pero algo menos que su primera novela. Cuenta con una trama interesante y bien planteada, pero a veces me daba la impresión de que daba demasiadas explicaciones. Pero en general, me pareció una lectura amena y entretenida de las que no puedes parar de leer.

Así que en cuanto a publicado su tercera novela, Donde fuimos invencibles, no he tenido más remedio que leerla… Volvemos a encontrarnos con la teniente Valentina Redondo y su equipo (el subteniente Santiago Sabadelle, el sargento Jacobo Riveiro, el cabo Roberto Camargo), con su novio Oliver Gordon y la forense Clara Múgica.

El jardinero del antiguo Palacio del Amo (Suances) ha aparecido muerto en el jardín. El palacio es una antigua casona que ha vuelto a ser habitada por el escritor norteamericano Carlos Green, que decide pasar su último verano en él escribiendo una novela antes de venderlo. Toda apunta a una muerte por causas naturales, pero Carlos confiesa que ha percibido presencias inexplicables en los últimos días. Unos días más tarde, otro asesinato es cometido en la finca. Y aunque Valentina es escéptica en torno a la paranormal, todo parece indicar que en la finca hay fantasmas y tanto ella como su equipo deben investigar envueltos en una sucesión de hechos insólitos.

Por otro lado, el profesor Álvaro Machín, titular de psicología cognitiva, social y organizacional desde hacía más de veinte años en la Universidad de la Laguna, en Tenerife, imparte un curso en el palacio de la Magdalena (Universidad de Cantabria). Su participación se centra en la investigación científica de la mente humana y sus procesos, y en concreto, en los estudios neurocognitivos aplicados a pacientes que aseguran haber tenido experiencias paranormales. En este curso asiste Christian Valle, investigador paranormal, que va a ser llamado por Carlos Green para que junto a su equipo (Pedro y Muriel) investiguen los fenómenos que están sucediendo en el palacio. A todo ello, Oliver conoce a el dueño del palacio por sus clases de surf, pues el mencionado escritor fue en su juventud profesional de este deporte. Por lo que va a intentar ayudarlo para esclarecer los sucesos que están produciéndose en el palacio.

Como veis tenemos varias líneas de investigación, por un lado, Valentina y su equipo que investigan las muertes acaecidas y por otro lado la investigación de los sucesos paranormales que parecen tener algo que ver con las muertes. No os echéis las manos a la cabeza y no dudéis en leer el libro a pesar de que no creáis en fantasmas. Yo tampoco creo, pero está tan bien resuelto y tiene una explicación tan buena, que merece la pena leer el libro. Que no os asuste el tema paranormal. La autora lo hace muy creíble.

Me ha gustado mucho como ha sabido llevar la trama, una trama muy bien hilada y adictiva. Potente. Sabe llevar muy bien la tensión para que te mantengas intrigada y que, a pesar del tema paranormal, sigas leyendo sin descanso. Prosa ágil, amena y fresca, con un estilo fluido y directo que favorece la lectura. Otra casa que me ha gustado mucho es la documentación que ha realizado la autora, pues nos cuenta y es real, la historia del palacio antes de que la abuela de Carlos Green lo comprará. Le he puesto cara a uno de los posibles fantasmas. Y por último me han gustado las explicaciones que el profesor Machín da en sus clases sobre las teorías científicas que hay sobre los fenómenos paranormales. María Oruña ha sabido documentarse muy bien sobre estos temas y es de agradecer.

Y por supuesto, me ha gustado volver a encontrarme con Valentina y Oliver y los compañeros de la primera en la Comandancia de la Guardia Civil, salvo a Alberto Zubizarreta y Marta Torres, que se encuentran de vacaciones.

Por todo ello, os recomiendo su lectura. Os vuelto a repetir, que, aunque no creías en fantasmas y entes, no dudéis en leer la novela, merece la pena.

4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla



jueves, 19 de abril de 2018

Con tinta me tienes, de Vero García


Una novela a medio camino entre el chick-lit y la comedia, muy en la línea de No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, de Laura Norton.  Con un estilo fresco y divertido, y unos personajes delirantes, Verónica García debuta en Titania con una propuesta tan original como romántica.  Una voz nueva en el género romántico que no pasará desapercibida. Roberta Lamata se considera, ante todo, una persona normal. Su entorno no lo es tanto, pero ¿y qué? Aunque a veces logran sacarla de quicio, su pintoresca familia y sus peculiares amigas hacen que la vida sea mucho más amena y entretenida. Sobre todo, cuando ha tenido tan mala suerte siempre con los hombres. Harta de raros y mentirosos, cansada de dar oportunidades al amor, Roberta decide cerrar su corazón y únicamente se permite soñar con un chico misterioso con el que coincide repetidas veces, que despierta mariposas en su estómago y del que no sabe nada, pero le gustaría saberlo todo. Lo que ella no sabe es que el caprichoso destino la llevará a disfrazarse de Spice Girl y conocer a David, un chico torpe, enamorado del cine que, lejos de acoplarse al término normal, resulta encantador y le devuelve la ilusión. Pero cuando su película personal está en pleno rodaje, el destino volverá a jugar sus cartas y el chico misterioso aparecerá en su vida con nombre y apellidos, revolviéndolo todo. Roberta se verá entonces inmersa en un mar de dudas y, sin ser consciente de ello, volverá a poner en bandeja su corazón para que se hagan un guiso con él. Ese chico misterioso se llama Berto y sus circunstancias personales pondrán en peligro lo que podría ser una bonita historia de amor. ¿Será capaz Roberta de luchar contra las adversidades? ¿Podrá saltarse las estrictas normas de su clandestina empresa familiar? Y lo más importante: si el amor triunfa, ¿Berto será capaz de comprender la naturaleza de su trabajo? Porque al amor lo pintan ciego... pero también loco.


La autora

Vero García (Madrid en 1986) es licenciada en periodismo por la UCM, actriz y especialista en el noble arte de hablar por los codos, de ahí que también sea conocida como Vero Blabla en youtube, donde tiene un canal dedicado a los libros y alguna que otra ocurrencia.

Después de escribir varios guiones de microteatro y cortometrajes de ficción, debuta en el mundo de la literatura con su primera novela ‘Con tinta me tienes’, una historia de amor, humor y excentricidades varias que nació en la plaza de Chinchón en una servilleta de un bar cualquiera. Si le preguntas por su máxima en la vida te dirá: ‘Cada día me levanto y me digo: lo posible se consigue, lo imposible se intenta’.

Impresiones

Hace poco vi una reseña de esta novela y me enteré que la autora tenía un canal de YouTube en el que hablaba de libros, por lo que decidí pasarme por el canal y tras ver unos cuantos videos, en los que me eché unas risas, decidí leer la novela, no llega a 6€ en versión Kindle y para los que os gusta el papel, a 13,30.

Me apetecía algo light y esta novela lo ha cumplido con creces. Roberta Lamata Feliz es una estudiante de periodismo en su último año de carrera, que no ha tenido mucha suerte en el amor. Trabaja con su padre en una empresa bastante especial. Su madre es psicóloga y tiene un hermano de 12 años algo travieso. Sus mejores amigas son Alicia, Sara y Andrea; las cuatro forman un grupo bastante peculiar. Roberta, que debe el nombre al primer amor de su madre, está pillada de un chico misterioso al que suele ver en el metro camino de la universidad. No sabe nada de él, por lo que decide olvidarse e intentarlo con David, un chico algo raro y torpe que conoce en un autobús después de una noche de fiesta en la que iba vestida de Spice Girl. Pero el destino es el destino y le espera una sorpresa y es encontrarse con el chico misterioso, Berto, que también esconde un secreto.

Es una novela fresca, encuadrada en el género chick lit, que se lee rápido y entretiene, una historia algo loca con la que te echas unas risas, aunque también es cierto que hay novelas de este estilo que me han gustado más, pero para ser su primera novela, no está mal. No me ha importado leerla, aunque no va a ser de mis favoritas.

Con un lenguaje coloquial y sencillo, la autora logra crear una historia algo surrealista, no muy creíble, con toques de humor y romanticismo. Una novela con personajes peculiares y ocurrentes y una trama disparatada ideal para una tarde de piscina o sofá. Y, por último, recomendaros su canal de YouTube Vero blabla.

3 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla

lunes, 16 de abril de 2018

El sueño de Creta, de José Vicente Alfaro






Mucho antes del nacimiento de la Grecia Clásica, hubo otra civilización extraordinaria emplazada en Creta, que alcanzó un alto grado de desarrollo cultural y artístico debido al dominio incontestable que poseía sobre el mar.


Desde el fabuloso palacio de Cnosos, el rey Minos gobierna sobre su pueblo centrado en mantener la paz, tras haber promovido el desarrollo del comercio y haber limpiado de piratas las aguas del Egeo. Su hijo, el príncipe Androgeo, sueña con convertirse en un gran héroe; mientras su hija, la princesa Ariadna, siente la repentina llamada de la vida religiosa a causa de una desgracia. Entretanto, una modesta aldeana llamada Melantea rescata a un misterioso joven que ha naufragado en las costas de Creta, que no tardará en enamorarse perdidamente de ella pese a las numerosas circunstancias en su contra.

Amor, intriga y mitología confluyen en la presente aventura, situada en el marco histórico de la espléndida civilización minoica.

El autor

José Vicente Alfaro (Huelva, 1976), licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, irrumpió exitosamente en el panorama literario español en el año 2013 con la publicación de «La esperanza del Tíbet», novela que en muy poco tiempo se convirtió en un fenómeno de ventas, logrando superar los más de 500 días en el Top 100 de Amazon y acumulando miles de ejemplares vendidos.

A continuación, le siguieron «El llanto de la Isla de Pascua», «El último anasazi», «Bajo el cielo de los celtas» y «El laberinto del hindú», que contribuyeron definitivamente a consolidar su carrera como escritor. En abril de 2018 publicó su sexta y última novela hasta la fecha, titulada «El sueño de Creta».

Asimismo, su obra también ha sido editada en formato de audiolibro.

Tras convertirse en uno de los autores independientes más leídos en lengua castellana, las novelas de José Vicente Alfaro han sido traducidas a varios idiomas: inglés, alemán, francés, italiano y portugués, entre otros.

José Vicente Alfaro pretende a través de sus novelas contar una historia entretenida, ofreciendo al mismo tiempo al lector la oportunidad de trasladarse a un momento clave de otra civilización o cultura, probablemente desconocida para él.

Impresiones

Hace unos días Laky del blog Libros que hay que leer convocó una lectura conjunta del nuevo libro de José Vicente Alfaro, autor al que todavía no había leído, pero del que ya tenía en el Kindle Bajo el cielo de los celtas esperando a ser leída, pero entre una y otra cosa nunca sacaba tiempo para leer esta novela. Por lo que tras ver que se convocaba esta lectura conjunta y que por participar y publicar reseña se podía ganar un Kindle Voyage, no dude en hacerme con la novela y leerla. Hasta hace unos días estaba a 0,99 €, ahora está a 1,89€ o si tenéis Kindle unlimited a cero euros. Así que os recomiendo que, si podéis haceros con ella, no lo dudéis porque por poco dinero os vais a encontrar con una novela histórica que merece mucho la pena.

Yo, nada más verlo no me lo pensé, quería leer a este autor y encima era una novela histórica ambientada en la Creta minoica, una civilización que me llamaba la atención desde hace mucho tiempo, por ser una civilización “misteriosa” que precede al mundo micénico y griego, mejor conocidos por los historiadores.

La civilización minoica, como bien nos dice el autor en el prefacio, es una civilización que se desarrolló en la isla de Creta entre los años 2700 y 1450 a.C, llegando a alcanzar un alto grado de desarrollo que causó gran admiración entre los arqueólogos que la estudiaron. Era una civilización avanzada, con grandes palacios, calles pavimentadas e incluso con alcantarillado. Una civilización refinada y suntuosa, amante de las artes y que contaba con un sistema de escritura, Lineal A, que todavía no ha sido descifrado. Creta es una isla puente entre tres continentes, Asía, Europa y África, que basaba su economía en el comercio, gracias a su dominio del mar y el control de las rutas mercantiles de la zona. Era un pueblo pacífico, que incluso carecía de estructuras defensivas.

Tras esta pequeña introducción sobre el pueblo minoico voy a hablaros del libro propiamente dicho.
Meletea, una joven de una aldea cercana a Cnosos, encuentra por casualidad a Tisandro, un joven naufrago que no recuerda absolutamente nada de su vida, lo único que saben es que no es de la zona, su indumentaria y su acento demuestran que no es minoico. Por una serie de cosas (que no os voy a contar) va a ir a vivir y trabajar con un maestro artesano que suele trabajar para el palacio del rey Minos. La vida de Tisandro va a dar un giro y descubrirá algo que no se espera. Su vida se va a enredar con la vida de los residentes en el palacio. Entretanto, el rey Minos está preocupado, los aqueos no dejan de dar guerra y la Suma Sacerdotisa está teniendo sueños algo preocupantes y apocalípticos, ¿se cumplirán?

Antes de nada, deciros que el autor se ha documentado muy bien y que, leyendo el libro, si no sabéis mucho sobre esta civilización, os aseguro que aprenderéis un montón sobre ella, ya que el autor introduce el contexto histórico sin resultar pesado ni complicado de entender; para que os hagáis una idea, es para todos los públicos, o sea para todo aquel que le guste este pueblo y lo conozca como para todo aquel que no lo conozca mucho.

Es un tema poco común, yo no conozco ninguna novela ambientada en esta época, que no digo que no la habrá. En ella nos vamos a encontrar temas políticos, religiosos, bélicos, amorosos, etc. Con un lenguaje sencillo y bien documentado, el autor logra entretejer una trama bien hilada que enganchada desde el principio y que hace de su lectura, una lectura amena y entretenida. Aunque si he de poner una pega, es que el final me ha parecido algo abrupto, rápido, y me hubiera gustado que se desarrollará un poco más, vamos que no me hubiera importado unas páginas más… Otra cosa que me ha gustado mucho, es como el autor ha sabido introducir la mitología griega en la novela, cuyos personajes podemos encontrarlos en los mitos griegos que nos hablan de la civilización previa a la suya: Minos, Radamentis, Eaco, Asterión, Androgeo, Ariadna, Minotauro, …

Por lo tanto, os recomiendo esta novela, por dos cosas, porque es una novela histórica bien escrita y amena y porque leyéndola podréis conocer más a la civilización minoica, gracias a la documentación exhaustiva que el autor ha realizado. Por todo ello, le he dado 4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla




martes, 10 de abril de 2018

El color de la luz, de Marta Quintín



Una novela intimista, construida con maestría, que explora diversos tiempos y lugares (España, la Guerra Civil, el París de los años veinte, Nueva York...) y plantea una historia de amor descarnado, imposible por la propia naturaleza humana, por la inseguridad, por el miedo..., por la incapacidad de reconocer que tal vez el error fue no amar.

«La tarde de otoño estaba fresca. La humedad de la lluvia aún pendía del aire. Las hojas caídas se arremolinaban en las aceras del bulevar de su vieja ciudad. Martín y Blanca Luz empezaron a caminar, el uno al lado del otro, como aquella otra tarde en que volvieron juntos a casa por primera vez, no demasiado deprisa, disfrutando del paseo y de la atmósfera que se esponjaba a su alrededor.»

Blanca Luz Miranda es una empresaria de éxito. Su objetivo: amasar una gran fortuna para comprar arte. La adquisición, en una subasta de Nueva York, de uno de los cuadros más inquietantes del pintor Martín Pendragón cumplirá el sueño de esta anciana de ojos enigmáticos. En esa misma sala una periodista observa la escena con interés, está convencida de que tras ese pago millonario se esconde un secreto y hará todo lo posible por descubrirlo. Lo que no sabe es que será Blanca Luz quien decida cómo se escribe su historia.

Una novela llena de matices, veladuras, fricciones, secretos, que nos descubre que toda obra de arte esconde una historia que puede redimirnos.

La autora

Marta Quintín nació en Zaragoza un 6 del 6 del 89 y, cuando tenía cuatro años, la subieron a una mesita de su clase de párvulos para que les contara a los demás niños una historia de su elección. Eligió la de Cenicienta. Desde entonces, lo único que recuerda del resto de su vida es haber contado unas cuantas más. Como aquellas con las que ganó varias veces el premio Tomás Seral y Casas de relato corto, o las que ha recogido como periodista en la agencia Efe y en la Cadena SER, o esa otra que se llama Dime una palabra y que es su primera novela, publicada al calor de los rascacielos de Nueva York. La historia más reciente de todas las que ha contado es El color de la luz. El resto están por venir.

Impresiones 

Esta novela fue una lectura simultánea del grupo #Soyyincanera. Por sus comentarios en twitter y luego las reseñas que fueron publicando sus miembros, vi que fue un libro que gustó mucho y decidí leerlo.

Estamos en 1982 en Nueva York. Se celebra una subasta en la que un cuadro enigmático del pintor Martín Pendragón alcanza la friolera de 20 millones de dólares, una cantidad nunca pagada hasta entonces por una obra de arte.  Nuestra protagonista, la que nos va a contar la historia, es una periodista española afincada en esa ciudad. Es testigo de la lucha encarnada para hacerse con el cuadro entre una persona anónima que puja por teléfono y Blanca Luz Miranda, una octogenaria empresaria española. Al final es esta última la que se hace con el cuadro y no espera a que se lo manden, sino que lo coge y contemplándolo fijamente, como si no existiera nada más, se marcha llevándoselo consigo. 

Lo ocurrido esa noche en la casa de subasta deja a nuestra periodista con ganas de saber porque ese afán de la empresaria por hacerse con el cuadro y decide ir a Madrid e intentar conseguir una entrevista con Blanca Luz. Esta se la quita de en medio con cajas destempladas, pero unos días más tarde decide que la periodista será la que cuente su historia en un libro y no parará hasta convencerla. Al principio es algo reacia a dejar su vida en Nueva York para escribir la historia de esta persona y su relación con el cuadro y el pintor, pero tanto le llama la historia que no dudará en dejarlo todo y trasladarse a Madrid para que Blanca Luz le vaya desgranando su historia. Una historia que empieza en 1919 en una ciudad del norte de España cuando Francisco Miranda, profesor de arte y pintura, y sus hijas se trasladan a una nueva ciudad y allí conocen a Martín Pendragón, un chico llamado a ser un gran artista.

Como veis la trama promete. Y no digo que este mal, pero sí que he de reconocer que esperaba algo más, posiblemente tantas buenas reseñas me habían predispuesto a encontrarme con una novela que me emocionara más. Es una historia bien escrita, con una trama interesante, pero que creo que a veces me ha resultado algo previsible y que da vueltas sobre lo mismo. La historia está bien contada, aunque también es cierto que el lenguaje, a veces, me ha resultado algo rebuscado. Los personajes principales son Blanca Luz y Martín, y a través de los recuerdos de la primera y con alguna que otra carta del segundo, vamos a ir conociendo la historia de estas dos personas a lo largo de muchos años y varios lugares, como París, el pueblo del norte de España, Madrid… Se van ir encontrando y desencontrándose. Hay más personajes, pero son secundarios, como Sofía, Chema, Eduardo, Franscisco, etc.   Y en el presente, 1982, las protagonistas son Blanca Luz y la periodista (de la que no se nos dicen su nombre). Todo gira en torno a la empresaria, el cuadro por el que ha pagado una salvajada y el pintor que lo pintó, Martín, y la historia entre ellos. Tengo que decir que no he empatizado con Blanca Luz, me ha parecido una mujer egoísta y en cierto sentido cobarde, y tampoco he congeniado con la periodista, pero no por nada, simplemente su historia es mero acompañamiento de la historia principal. En cuanto a Martín, a veces le he comprendido y otras no, pero creo que sí que ha sido fiel a sí mismo. Y una cosa que me ha gustado mucho es el título y su significado.

Resumiendo, es una historia que se lee bien, que entretiene, pero de la que me ha faltado algo más de chispa, de emoción, posiblemente sea por culpa mía, por las altas expectativas que llevaba y que para mí no se han cumplido. De todas formas, sí que, recomiendo su lectura, pues como ya he dicho es entretenida y amena y posiblemente a todas aquellas personas que les guste una trama con tintes románticos y con algo de suspense por conocer la historia del cuadro y el porqué de hacerse con él a toda costa pagando una barbaridad para la época, esta novela les guste.

3,5 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla

lunes, 9 de abril de 2018

Lecturas mes de marzo


Este mes ha sido un buen mes de lecturas, he leído 8 libros y la puntuación no ha bajado de 3,5. Con dos grandes lecturas de 4,5 y 5 estrellas.

Estos son los libros con 3,5 estrellas, tenéis sus reseñas en el blog.






Y los dos mejores libros de este mes han sido:



                                                 4,5                                         5

Dos novelas que recomiendo.

Y ahora a ver qué tal se nos da abril, espero que bien, yo tengo por delante una operación que me va a dejar unas semanas de baja, sin poder moverme mucho, no sé si tendré ganas de leer (espero que sí, que tengo muchos libros pendientes…), o si tendré ganas de escribir reseñas, pero al menos espero seguir leyendo y comentado a través del móvil los blogs que sigo, pero si veis que no aparezco mucho por las redes sociales, no os preocupéis, volveré…

Nos leemos,

Ayla

jueves, 5 de abril de 2018

Una pareja casi perfecta, de Marian Keyes






Una pareja casi perfecta no es solo una historia de amor, es una historia sobre seguir enamorado pase lo que pase. Es Marian Keyes en un divertido y formidable estado puro.


Amy tiene el marido perfecto. Hugh es guapo, es un buen tipo y un padre maravilloso. Pero un día, de pronto, le dice que quiere que se tomen un descanso. Que necesita estar seis meses lejos de casa, de ella y de la familia, y viajar un tiempo como soltero. Aunque asegura que solo será medio año y que volverá, pues no dejado de amarla, Amy teme que no sea así.

Porque en seis meses pueden pasar muchas cosas... ¿Y si cuando Hugh vuelva, si es que vuelve, ya no es el mismo? ¿Y si ella también ha cambiado? Pero lo peor es qué hacer mientras tanto. ¿Debe seguir siéndole fiel o puede dejarse llevar? Está claro que en la vida no hay que dar nada por sentado, y Amy está a punto de averiguarlo por sí misma.

La autora            
           
Marian Keyes es autora de trece novelas, todas publicadas por Plaza & Janés y Debolsillo: Claire se queda sola, Lucy Sullivan se casa, Rachel se va de viaje, Por los pelos, Sushi para principiantes, Maggie ve la luz, ¿Quién te lo ha contado?, ¿Hay alguien ahí fuera?, Un tipo encantador, La estrella más brillante, Helen no puede dormir, Mi karma y yo y Una pareja casi perfecta, que se colocó en el ranking de los libros más vendidos de The Sunday Times nada más publicarse en inglés y fue galardonada con el premio Irish Book Award del año 2017. También ha escrito un libro de recetas, Salvada por los pasteles, y en formato digital, La familia Walsh A-Z, así como algunas colecciones de artículos periodísticos que incluyen Bajo el edredón y Mi vida: instrucciones de uso.

Sus obras han vendido más de treinta y cinco millones de ejemplares y se han traducido a más de treinta idiomas. Marian Keyes vive en Dublín con su marido.

Si quieres saber más sobre ella o sus libros, consulta su página web mariankeyes.com o síguela en Twitter: @MarianKeyes.

Impresiones

He leído todas las novelas de Marian Keyes desde que leí la primera, Sushi para principiantes. Una novela con la que me reí, al igual que Claire se queda sola, Lucy Sullivan se casa, etc. Son novelas chick lit y Marian Keyes es una de las reinas de este género.

El chick lit es una genero pensado por y para mujeres, aunque conozco a hombres a los que también les gusta. Son novelas de tipo romántico, pero con humor, donde la protagonista suele ser una mujer joven trabajadora a la que le pasan un montón de cosas a veces tan surrealistas que hacen que sueltes más de una carcajada. Es verdad que muchas de estas novelas son un poco estereotipadas, pero a mí lo que me gusta de ellas es que entretienen y te hacen pasar un buen rato. Mis autoras favoritas de este tipo de novelas son Marian Keyes y Sophie Kinsella, esta última es la autora de mi favorita Una chica años treinta, una novela con la que me reí un montón.

La última novela que leí de esta autora fue Mi vida: instrucciones de uso, una colección de sus mejores artículos periodísticos. Y antes de este, Mi karma y yo, su última novela de chick lit que fue publicada en 2014 y que yo leí en 2015. Por lo tanto, llevaba bastantes años sin publicar ningún libro de este género con el cual se hizo famosa.

En esta novela nos vamos a encontrar con Amy, una mujer que se dedica a las relaciones públicas y que lleva casada con Hugh desde hace 17 años. Un día, Hugh le comunica que se coge seis meses de descanso en su relación y que se va de mochilero por el sureste asiático, pero que luego volverá. Amy no lo entiende, no entiende porque se tiene que ir, porque la deja sola, si parecían la pareja perfecta, pero la perfección no existe y ve que su marido ha estado deprimido desde que su padre y un buen amigo murieron. Así que, con todo el dolor del mundo, le deja marchar y ella se encuentra sola y no sabe si cuando vuelva seguirá queriendo volver con ella o habrá encontrado a otra, o ella será quien encuentre a alguien. Tendrá que aprender a vivir sola, a ser independiente. Va tener que lidiar con sus dos hijas y su sobrina que vive con ellos, con la casa, con el dinero, y con su vida social… ¿Conocerá a alguien? ¿Volverá Hugh?

Es una novela típica de esta autora, en la que la protagonista va a vivir ciertas situaciones con las que no suele saber lidiar y con ello nos va a provocar alguna que otra risa. Sus protagonistas suelen ser muy parecidas, mujer joven o de media edad, un poco desastre, loca por la ropa y las compras, con familias algo raras pero divertidas, … Por regla general suelen tener problemas de amor y eso suele ser el principal tema de las novelas, el amor o la falta de amor, la lucha por encontrarlo y saber mantenerlo, … Todo ello lo vamos a encontrar en esta novela. Pero también Marian Keyes trata temas más serios como puede ser como cambian las relaciones, ya sean de amistad o de pareja, a lo largo del tiempo, la infidelidad, el matrimonio, las redes sociales y como interactuamos con ellas, …

He pasado un buen rato leyéndola, me ha parecido entretenida y alguna que otra sonrisita me ha hecho echar. Pero, también he de decir, que no ha sido la mejor novela que he leído de esta autora, me ha parecido menos divertida que otras, aunque es fresca y fácil de leer. Sí que la recomiendo, porque siempre es un gusto reencontrarse con esta autora, pero no esperéis una novela como sus primeros libros, que eran más locos y surrealistas y por ello muy divertidos, o así me lo parecieron a mí.

3,5 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla




lunes, 2 de abril de 2018

Crimen en la posada "Arca de Noé", de Molly Thynne






Un grupo de personas que se dirigían a un lujoso lugar de vacaciones se ven forzadas a tomar alojamiento en la posada «Arca de Noé» debido a una intensa nevada. En la hospedería en la que se ven aislados compartirán estancia con el doctor Constantine, un astuto maestro de ajedrez y brillante detective aficionado. Entre los demás huéspedes encontramos al exitoso novelista Angus Stuart, la aristocrática familia Romsey, un par de viejas solteronas, un viajante de comercio, un joven y apuesto bailarín y un incontrolable comandante cuya afición a la bebida le lleva a intentar sobrepasarse con alguna de sus bellas compañeras de «encierro».


Así las cosas, uno de los huéspedes aparece muerto en su cama, y el doctor Constantine, ayudado por dos de los hospedados, se verá forzado a investigar este brillante misterio antes de que el asesino logre huir o alguien más aparezca asesinado.

Crimen en la posada «Arca de Noé» (1931) sigue la estela de la reina de la novela policíaca, Agatha Christie, y más concretamente de su novela «Asesinato en el Orient Express» donde el aislamiento por una avalancha de nieve es un factor determinante en el caso.

La autora

Mary “Molly” Thynne (1881-1950). Reconocida escritora inglesa de novelas de misterio que publicó seis obras de ficción criminal durante la Golden Age -siendo esta que nos ocupa la primera en la que aparece su brillante detective aficionado, el doctor Constantine-, y por cuya temática fue a menudo comparada con Agatha Christie. La totalidad de su obra permanecía inédita en castellano.

Su primera novela An Uncertain Glory se publicó en 1914. Posteriormente se centró en la ficción criminal con The Draycott Murder Mystery, el primero de los seis misterios de la Edad de Oro que escribió y publicó entre 1928 y 1933. Los últimos tres presentan al doctor Constantine, maestro de ajedrez y detective por excelencia.

Impresiones

Cuando vi que publicaban esta nueva novela en el sello dÉpoca Noir sabía que tenía que hacerme con ella. No solo por la portada tan bonita que tiene sino sobre todo porque me gustan las novelas de la llamada época clásica del misterio o Golden Age, representada sobre todo por Agatha Christie, Dorothy L. Sayer, Margery Allingham y Ngaio Marsh, las cuatro reinas del crimen. Aunque bien es cierto que estas no fueron las únicas, pero si son las más conocidas. Tenemos también a Anne Hocking, Gladys Mitchell o Josephine Tey, a Margaret Cole, Kathleen Freeman, etc. Sin olvidarnos a Annie Hayes, cuyo Asesinato en Charlton Crescent fue publicado por esta editorial no hace mucho y cuya reseña tenéis en el blog, y Molly Thynne otra escritora poco conocida que no había sido publicada en España y que gracias a dÉpoca ya podemos leer.

Crimen en la posada Arca de Noe es la primera novela de tres protagonizada por el doctor Luke Constantine y la primera traducida al castellano de las obras de Molly Thynne.  A partir de 1933, esta autora desapareció y no volvió a escribir tras seis novelas. Como bien dice Juan Mari Barasorda en la extraordinaria introducción del libro, “si Annie Haynes fue la dama del crimen olvidada en aquella época dorada de la novela policiaca, Molly Thynnes sería la dama del crimen desaparecida”. Y después de leer esta novela, creo que es una pena que no siguiera escribiendo.

Pero vayamos a la novela.

Nos encontramos a pocos días de Navidad y el tiempo empeora por momentos, no ha dejado de nevar en varios días y las carreteras son intransitables. Varios viajeros desconocidos entre sí, que se dirigían a pasar las Navidades en otros destinos, van a tener que pasar unos días en la Posada Arca de Noé. Allí vamos a encontrarnos a: un campeón de ajedrez, el doctor Luke Constantine, poseedor de una mente extraordinaria; los miembros de una familia aristocrática, los Romsey; dos solteronas, las hermanas Adderley; un escritor famoso, Angus Stuart; una bella dama, la señora Orkney Cloude; Soames, un viajante de comercio; Trevor, un oficinista … Todos ellos se van a convertir en sospechosos de dos crímenes que se comenten una de las noches en la que están aislados en la posada por una nevada monumental.

Es una novela de tipo habitación cerrada y whodunit (quién lo hizo), en la que todos son sospechosos y todos sospechan de todos. Se va a cometer un crimen y entre ellos van a intentar averiguar quién o quiénes son los culpables, pues no solo hay un asesinato, sino también un robo. El doctor Constantine, junto con Angus Stuart y Soames van a ser los encargados de investigar y de intentar que no suceda nada más y para ello se van a aplicar concienzudamente.

Es una novela que me ha gustado mucho. Me ha gustado como la autora desarrolla la historia, como plantea la trama y su resolución. Me han gustado los personajes, me han parecido muy creíbles y bien perfilados. Me ha gustado su estilo claro y directo. Ha sabido engancharme de tal forma, que no podía parar de leerlo. Es una lectura ágil y rápida que sabe mantener la intriga. Y qué decir de la edición, pues que es preciosa con buenas ilustraciones interiores y una cuidada presentación, además viene con una lámina de la portada y su consiguiente marcapáginas, lo habitual en esta editorial.

Una novela publicada en 1931 en pleno apogeo de la novela de misterio clásico que no desmerece a ninguna de las publicadas por las consideradas grandes damas del misterio. Un gran acierto por parte de la editorial dÉpoca por publicarla. Y espero que sigan deleitarnos con estas novelas y nos sigan trayendo autoras y autores desconocidos, pero de gran calidad, como han sido Molly Thynne y Annie Hayes, en su colección Noir. Yo seguro que me hago con las próximas…

Tanto me ha gustado que no he dudado en darle la máxima puntuación en Goodreads, 5 estrellas, cosa que no suelo hacer habitualmente.

Nos leemos,

Ayla